HISTORIA

El ganado bovino ingresa en el continente africano hacia el 7000 antes de cristo. Las primeras citas de Ganado Sanga se remontan a 3500 antes de cristo. Originarias del norte de África, criadas por tribus nómades que por falta de agua y pasturas deciden emigrar hacia el Sur del Continente en al año 2450 antes de Cristo. 

El ganado en Africa se clasifica tradicionalmente en aquellos con giba y los que no poseen giba. El ganado con giba a su vez se divide en cebú (giba toraxica) de la rama Bos Indicus y SANGA de la rama Bos Taurus.
Las razas SANGA, son identificadas por su giba adelantada Cérvico-toráxica, o sea a nivel de cuello, y de menor tamaño que la del ganado cebuino, se han desarrollado en el extremo sur de África hace mas de 2000 años. Son muchas las razas Sanga, (ECOTIPOS) una por cada etnia o comunidad que se diferenciaban entre ellas por características fenotípicas como cuernos, tipo de cuernos, colores y rasgos visibles a simple vista. El proceso de selección natural hizo que se desarrollen diferentes razas: Tuli, Afrikander, Nguni, Mashona, etc.

Tuli

En la región de BOTSWANA, la tribu de los TSWANA, desarrollaron un ganado multipropósito (carne, leche, cuero y trabajo). Un grupo de europeos distinguieron las virtudes productivas del ganado TSWANA, hacia 1940, y seleccionaron los animales más productivos en la estación experimental TULI, ubicada en la región del mismo nombre, vocablo que significa TIERRA o COLOR TIERRA, dado por los colores de los animales que asemejan a los colores de las tierras de la región.

Es una raza de características sobresalientes de gran rusticidad y adaptación, con la ventaja de ser fácilmente combinables con otros ganados, transmitiendo sus características destacadas, más el vigor híbrido futuro del cruzamiento.
Características:
• Fertilidad y precocidad sexual, sus hembras ciclan a edad temprana entre los 7 u 8 meses de edad
• Habilidad materna, reflejada en las bajas pérdidas de terneros desde el nacimiento hasta el destete
• Toros de prepucios cortos y excelente desempeño reproductivo, demostradas por las altas concepciones en
servicios cortos
• Siglos de adaptación a convivir con garrapatas, parásitos y predadores, mantienen la adaptación y rusticidad
en todos los cruzamientos en los que se lo ha utilizado
• Dóciles y manejables, acostumbradas a años de convivencia con el hombre protegen a sus terneros sin ser
agresivas con el ser humano
• Gran funcionalidad, con adaptaciones a niveles de pezuñas, cabeza, ojos que le permiten caminar y circular
fácilmente bajo coberturas de monte por largos trayectos
• Conformación carnicera de calidad, con destacada profundidad de costillas y cuartos traseros desarrollados
• Excelente calidad de carne similar a la británica, destacadas por su calidad a nivel mundial

San Ignacio

En la búsqueda de mejorar y hacer un aporte a la ganadería y al país un grupo de técnicos de la Universidad Católica de Córdoba comenzó un programa de cruzamientos siguiendo un camino semejante al del profesor Bonsma  en Sudáfrica, cruzando ganado nativo africano con ganado argentino de origen europeo.

El objetivo final es poder criar la calidad del ganado de la pampa humeda en la región del Chaco (Argentina, Paraguay y Bolivia) y Semiárido, con un ganado adaptado y con vigor hibrido retenido, que le permita mantener los niveles productivos.

Formación

Se incorporó Tuli a los planes de cruzamiento en forma paralela al efecto de tener una evaluación más amplia de las características de los animales obtenidos por la incorporación de la raza africana sobre las razas británicas Hereford y Aberdeen Angus y la Continental Simmental, todas ellas integrantes de los planteles de cría de la Universidad.

Se obtuvo una raza sintética bovina para la producción de carne en zonas cálidas a la que se nombro San Ignacio en honor al fundador de la Compañía de Jesús San Ignacio de Loyola.

La raza San Ignacio se crea para ofrecer soluciones productivas, económicas y comerciales a los sistemas ganaderos, aportando animales que sean eficientes transformadores de forraje en carne en las condiciones de altas temperaturas que impone el norte argentino.
Luego de un profundo análisis de virtudes y defectos de las poblaciones bovinas que actualmente pueblan la mencionada región, se han fijado las características que debe poseer la raza para transformarse en una alternativa superadora.
Ellas son:
• Adaptación a las condiciones climáticas de la región chaqueña sudamericana, con veranos muy cálidos y húmedos e inviernos fríos y secos, expresando en estas condiciones todo su potencial reproductivo;
• Alta fertilidad -tanto hembras como machos- en condiciones de buena salud y normal alimentación;
• Sexualmente precoces, tanto hembras como machos;
• Hembras que paran con facilidad y atiendan y defiendan sus terneros;
• Terneros de rápida incorporación después del nacimiento, con pronta y fuerte intención de mamar;
• Hembras con producción de leche para asegurar destetes de peso acorde con el peso de la madre y de buena condición corporal;
• Carne de calidad semejante a la de las razas británicas y a la altura de la más exigente demanda interna y de exportación;
• Dóciles y manejables en instalaciones normales de manejo.
• Rusticidad
• Calidad de carne
• Precocidad
• Mansedumbre

Registros

La Raza San Ignacio se crea para aportar soluciones productivas, económicas y comerciales a los sistemas ganaderos aportando animales que sean eficientes transformadores de forraje en carne en las condiciones de altas temperaturas que impone el norte Argentino.