SAN IGNACIO: UNA OPCIÓN SUPERADORA

UNA RAZA DESARROLLADA EN LA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE CÓRDOBA

La influencia del clima sobre las pasturas utilizadas para la producción animal en zonas cálidas ha hecho que
las gramíneas mayormente difundidas se caractericen por brindar una elevada producción de pasto por unidad de
superficie con una calidad nutricional inferior a la de especies típicas de zonas templadas.
Durante años el hombre trabajó para que su ganado produjera eficientemente en estas condiciones, donde
además de lograr buenos consumos que se tradujeran en importantes aumentos de peso, se necesitaban animales
capaces de enfrentar con éxito las duras condiciones imperantes, tales como altas temperaturas, escases de agua,
características topográficas variables y elevada carga de ectoparásitos.
El profesor Jan Bonsma, de la Universidad de Pretoria (Sudáfrica) desarrolló sus investigaciones en la Estación de Mara a partir de 1937 buscando un ganado adaptado a estas condiciones, seleccionándolo a través de datos
científicos y observación visual, y desarrollo y estabilizando hacia 1982 la raza que hoy se conoce como Bonsmara.
En la búsqueda de adaptación, el doctor Bonsma ordenó cruzamientos dirigidos entre ganado nativo africano
(Afrikánder) y ganado europeo Hereford y Shorthorn, obteniendo un animal con un 5/8 de sangre africana y un
3/8 de sangre europea, que debía cumplir con parámetros productivos estrictos a lo largo de su vida.
En busca de nuevas herramientas y alternativas capaces de mejorar lo ya existente y siguiendo el ejemplo de
lo hecho por Bonsma, los profesionales de la Universidad Católica de Córdoba vieron oportunamente que la utilización de ganado nativo africano cruzado con ganado argentino de origen europeo podría ser un aporte importante
para la ganadería nacional en general y la de la región subtropical en particular, debido a las bondades de la genética africana en cuanto a la adaptación a ambientes hostiles manteniendo altos valores en aspectos productivos de
gran importancia, tales como precocidad sexual, fertilidad y calidad de carne, con la ventaja de contar con mejor
genética de origen que la disponible para Bonsma en aquellos años y herramientas de evaluación que el profesor
no tenía y que permiten arribar a animales de calidad superior.
Luego de varias generaciones de cruzamientos, la Universidad está en condiciones de plantear un programa
para la obtención de una raza sintética, producto del cruzamiento de ganado nativo africano con ganado europeo,
seguido de un programa de selección aplicado sobre la población obtenida.

ORIGEN DE LA POBLACIÓN

Los individuos, producto de los cruzamientos entre ganado Sanga Nativo Africano (TULI) y animales de origen Europeo de las razas Hereford, Aberdeen Angus.
La Población Fundadora está integrada por aquellos individuos que cumplen con las características genotípicas, del fenotipo exterior y con las exigencias productivas de la futura raza y está destinada a constituir la población que dará origen a la misma.

OBJETIVOS DE SELECCIÓN

La raza San Ignacio se crea para ofrecer soluciones productivas, económicas y comerciales a los sistemas ganaderos, aportando animales que sean eficientes transformadores de forraje en carne en las condiciones de altas
temperaturas que impone el norte argentino.
Luego de un profundo análisis de virtudes y defectos de las poblaciones bovinas que actualmente pueblan la
mencionada región, se han fijado las características que debe poseer la raza para transformarse en una alternativa
superadora.
Ellas son:

  • Adaptación a las condiciones climáticas de la región chaqueña sudamericana, con veranos muy cálidos y
    húmedos e inviernos fríos y secos, expresando en estas condiciones todo su potencial reproductivo;
  • Alta fertilidad -tanto hembras como machos- en condiciones de buena salud y normal alimentación;
  • Sexualmente precoces, tanto hembras como machos;
  • Hembras que paran con facilidad y atiendan y defiendan sus terneros;
  • Terneros de rápida incorporación después del nacimiento, con pronta y fuerte intención de mamar;
  • Hembras con producción de leche para asegurar destetes de peso acorde con el peso de la madre y de
    buena condición corporal;
  • Carne de calidad semejante a la de las razas británicas y a la altura de la más exigente demanda interna y
    de exportación;
  • Dóciles y manejables en instalaciones normales de manejo.
  • Rusticidad,
  • Calidad de carne,
  • Precocidad
  • Habilidad materna
  • Mansedumbre.


SANGA
El ganado en África


El ganado bovino africano ha convivido con el hombre desde hace más de 10000 años. La población africana
se compone de numerosas tribus nómades que en las diferentes épocas del año se trasladaban con su ganado hacia
tierras de veranada y tierras de invernada, distribuidas dentro del continente africano.


Ganado Sanga


Las razas Sanga, identificadas por su giba adelantada, cervico-toráxica, o sea a nivel del cuello y de menor
tamaño que la del ganado cebuíno, se han desarrollado en el extremo sur de África.
Las trifulcas y guerras provocó que la tribu de los Bantú emigraran hacia el sur del río Zambese, aislado geográficamente de influencias externas a su ganado, quedando el ganado Sanga libre de influencia de ganado asiático o cebuíno.
En la región de Botswana, la tribu de los Tswana, desarrollaron un ganado multipropósito (carne, leche, cuero
y trabajo). Un grupo de europeos distinguieron las virtudes productivas del ganado Tswana hacia 1940. Estos
criadores seleccionaron los animales más productivos en la estación experimental Tuli, ubicada en la región del
mismo nombre, vocablo que significa tierra o color tierra, haciendo alusión a los colores de los animales de esta
raza que se asemejan a los colores de las tierras de la región.

INTERÉS POR EL GANADO AFRICANO EN EL MUNDO

Durante la década del ´80 los investigadores buscaron ganado con adaptación de características superiores a
lo que se estaba utilizando en aquel momento. Los técnicos de la división de ganadería tropical del CSIRO Instituto de Australia, tras años de investigación listaron mas de 1200 razas bovinas diferentes, y concluyeron que las
dos mas interesantes para producir en su país resultaban ser, por un lado un ganado de origen asiático tipo cebuíno, la raza Boran y por el otro un ganado Bos Taurus, sin influencia cebuína, la raza TULI.

INTERÉS EN AMÉRICA Y EN ARGENTINA

La utilización del ganado cebuíno encontraba una serie de limitantes en cuanto a la capacidad productiva debido a la baja tasa reproductiva y falta de precocidad sexual en hembras jóvenes, así como la diferencia de calidad
de producto.
Un grupo de técnicos con capacidad investigativa de la Universidad Católica de Córdoba, elaboraron un trabajo de diagnóstico a cerca del desplazamiento de la ganadería Argentina hacia la región del Chaco-Paraguayo,
ocupado por parte de Argentina, Paraguay, Brasil y Bolivia.
La selección de la raza Tuli se debió a que cumplía con todos los requisitos, excelente fertilidad y precocidad
sexual, prepucios cortos en los toros, facilidad de partos y gran vitalidad en las primeras horas de vida, docilidad y
calidad de carne comparable a la de razas británicas acompañada por una excelente conformación carnicera y
facilidad de engorde.


RAZA TULI

Es una raza de características sobresalientes de gran rusticidad y adaptación, con la ventaja de ser fácilmente
combinables con otros ganados, transmitiendo sus características destacadas, más el vigor híbrido futuro del cruzamiento.
Características:

  • Fertilidad y precocidad sexual, sus hembras ciclan a edad temprana entre los 7 u 8 meses de edad
  • Habilidad materna, reflejada en las bajas pérdidas de terneros desde el nacimiento hasta el destete
  • Toros de prepucios cortos y excelente desempeño reproductivo, demostradas por las altas concepciones en servicios cortos
  • Siglos de adaptación a convivir con garrapatas, parásitos y predadores, mantienen la adaptación y rusticidad en todos los cruzamientos en los que se lo ha utilizado
  • Producción láctea suficiente
  • Terneros con fuerte adaptación a sobrevivir
  • Dóciles y manejables, acostumbradas a años de convivencia con el hombre protegen a sus terneros sin ser agresivas con el ser humano
  • Gran funcionalidad, con adaptaciones a niveles de pezuñas, cabeza, ojos que le permiten caminar y circular fácilmente bajo coberturas de monte por largos trayectos
  • Conformación carnicera de calidad, con destacada profundidad de costillas y cuartos traseros desarrollados
  • Firmeza de colores
  • Mochos
  • Excelente calidad de carne en comparación con razas británica, destacadas por su calidad a nivel mundial.